Control de la ventilación.

Ventilación mecánica controlada de doble flujo.

El Código Técnico de la Edificación CTE, regula que las edificaciones de nueva construcción deben incorporar sistemas de ventilación para la mejora de la salubridad del aire que respiramos y evitar condensaciones.

El aire debe circular de las estancias secas a las húmedas por medio de sistemas de ventilación híbrida (La circulación se realiza de manera conjunta mediante aberturas en ventanas y sistemas de extracción forzada) o mecánica (La circulación se realiza por medio de una extracción forzada exclusivamente).

El estándar Passivhause amplía este concepto y propone un sistema de Ventilación Mecánico Controlado VMC de doble flujo, el cual incorpora un recuperador de calor, obteniendo así una ventilación de máximo confort, higiene y ahorro energético.

●          Mejora la estanqueidad.

●          Mejora el aislamiento acústico.

●          Mejora la calidad del aire interior.

●          Control sobre los niveles de HR y CO2. 

Un ventilador mueve aire fresco desde el exterior del edificio al interior. Por otra parte otro ventilador extrae el aire viciado del interior al exterior. Ambos caudales se cruzan sin que exista un contacto físico entre ellos.

Régimen de invierno: El calor del aire interior se lo traspasamos al aire que entra nuevo desde el exterior.

Régimen de verano: Cuando la temperatura interior es más fría que la exterior, también traspasamos ese frio del interior al aire que entra nuevo desde el exterior. Para evitar esta situación, lo equipos incorporan sistemas de Bypass que hace circular aire interior sin un intercambio con el exterior.

Componentes del sistema de ventilación.

Máquina de recuperación de calor: Consiste en una máquina en cuyo interior discurren varios conductos que transportan aire, separados por paredes muy finas, por lo que el aire que llevan nunca llega a tocarse. Parte de los conductos introducen aire nuevo desde el exterior al interior del edificio y, los otros conductos expulsan el aire viciado del interior al exterior del edificio.

Conducto de admisión de aire fresco: Es la entrada de aire exterior a la máquina de recuperación de calor.

Conducto de extracción de aire viciado: Es la salida de aire viciado desde el interior al exterior.

Red interior de admisión de aire: Es la red interior de conductos que insufla aire hasta las estancias secas (dormitorios, salón estas, etc).

Red interior de extracción de aire: Es la red interior de conductos que extrae el aire viciado del interior al exterior.

Componentes adicionales: Silenciadores, baterías de calentamiento de aire, sensores de humedad relativa HR y CO2, etc.

Los conductos de ventilación suelen ser de acero galvanizado o de materiales plásticos como el polipropileno/polietileno. Estos se calculan y dimensionan en función de la velocidad del aire y la pérdida de presión.

Todo el sistema debe ser hermético, rígido, con baja pérdida de carga y sin ruidos en su circulación.