Estanqueidad al aire exterior.

El principio de la capa hermética.

En un edificio diseñado y construido bajo el estándar Passivhause, se debe evitar el paso incontrolado de aire hacia el interior, por medio de una capa o barrera estanca.

Las consecuencias de no ejecutar correctamente la hermeticidad en un edificio serian:

●          Perdidas térmicas en el interior de la vivienda.

●          Filtraciones de aguas exteriores.

●          Degradación de material aislante.

●          Aparición de moho en el interior.

Solo si conseguimos dibujar con lápiz sin levantarlo del papel una línea continua por toda la envolvente del edificio, estaremos ante una capa estanca o hermética. Es lo que se llama la regla del lápiz rojo.

El concepto de estanqueidad no debe confundirse con el concepto de aislamiento térmico. Ambos son requerimientos indispensables en una construcción Passivhause, pero son independientes el uno del otro.

Un aislamiento térmico no suele ser hermético, puede circular el aire sin problemas a través de el y, un elemento hermético no tiene que ser buen aislamiento térmico.

Procedimientos de ensayo y puesta en obra.

En un edificio se comprueba meticulosamente la hermeticidad o estanqueidad al aire en varias fases de la obra, con el método de presurización con ventilador dinámico Blowerdoor.

Con el Test Blowerdoor se crea una diferencia de presión entre el interior y el exterior del edificio. Se mide el caudal de aire bajo una diferencia de presión de 50 Pascales (aproximadamente unos 30Km7H de velocidad de viento) y si se obtiene un valor igual o inferior a 0,6/h se habrá superado el Test según criterior del estándar Passivhause.

No se debe confundir los términos estanqueidad al aire y estanqueidad al viento.

Estanqueidad al aire: Se garantiza en la cara interior del aislamiento, coincidente con la barrera de vapor, que impide que se comparta flujo de aire entre el interior y el exterior.

Estanqueidad al viento: Se localiza en el lado frio del aislamiento y su función es evitar infiltraciones a través del material aislante.

Algunos materiales de construcción considerados herméticos, que se utilizan comúnmente en edificaciones bajo el estándar Passivhause:

●          Tableros de partículas (Osb, madela laminata, etc).

●          Hormigón correctamente vibrado.

●          Proyección interior de yeso sobre paramento.

●          Láminas y cintas de control de vapor (barreras de vapor).