Pozo Canadiense.

Estrategia bioclimática.

Un Pozo Canadiense o Pozo Provenzal es una instalación de climatización geotérmica de baja potencia, baja temperatura y poca profundidad, que aprovecha el calor acumulado en el subsuelo de la capa terrestre para proporcionar a los edificios una renovación de aire atemperado en invierno y fresco en verano.

Se trata, por tanto, de un sistema que usa energía natural y renovable, que consiste en disponer conductos enterrados a una profundidad de entre 2m y 5m para hacer circular, de manera forzada, aire a través de ellos, que a posterior se introduce en los edificios.

Principio de funcionamiento de un pozo Canadiense:

● Captación del calor acumulado en el subsuelo y aprovechamiento de la temperatura acumulada para hacerla ingresar al interior del edificio.

● Construcción de un intercambiado de calor estanco e independiente del suelo, que nos permita transportar esta temperatura al interior por medio de corriente de aire.

● Instalación de un circulador de aire que lo transporta de manera forzada por él intercambiador de calor y lo introduce en el edificio a la temperatura del subsuelo.

Ventajas de un pozo Canadiense:

La ventaja más interesante del sistema es que es ecológico, natural y de bajo consumo, sin menos preciar también su funcionalidad al tratarse de un sistema reversible, es decir, funciona tanto para verano como para el invierno. 

Colabora a la renovación de aire interior, conservando un buen nivel de humedad relativa, algo que no ocurre con los sistemas de climatización de aire que resecan el ambiente.

Su instalación, junto con un adecuado diseño de conducción y extracción de aire, elimina el riesgo de condensaciones superficiales del interior de las viviendas.

● Menor inversión: Su costo de instalación y puesta en marcha es muy inferior al de los sistemas tradicionales de climatización de bomba de calor.

● Poco gasto de energía: El único gasto energético necesario es el del circulador de aire, que se asemeja al gasto de energía de un ordenador de sobre mesa.

● Fácil mantenimiento: Una vez al año hay que cambiar los filtros de entrada de aire, realizar una limpieza del intercambiador de calor y un mínimo mantenimiento del circulador de aire.

● Sistema sostenible, natural y ecológico: Se trata de un sistema que se aprovechará durante toda la vida del edificio, al emplear un recurso totalmente natural e inagotable como es la energía acumulada en el subsuelo. 

Periodo de amortización de un pozo Canadiense:

Dependiendo de las características del terreno y de la configuración de la instalación, el sistema puede obtener cifras de ahorro del 75% frente a la calefacción y refrigeración eléctrica y, del 60% frente a la calefacción por gas natural

La inversión inicial ofrece una rápida amortización. Si la comparación la realizamos frente a un sistema de calefacción de gasóleo, el sobrecoste de una instalación de pozo Canadiense queda amortizado en un periodo de 5-7 años. Si la comparación la realizamos frente a un sistema de calefacción a gas, el periodo de amortización es de 8-10 años.